Man Jump Through The Gap On Sunset Fiery Background. Element Of Design.
  • 16 noviembre, 2018
  • Tips

Serie: Valores con responsabilidad social.
Por: Dra. Nieves Altamirano Peceros
Servicio Psicopedagógico de la Escuela Profesional de Turismo y Hotelería

Aprovecha tus conocimientos y gestiona tus emociones

En su camino a la autonomía e independencia, los jóvenes deben enfrentar situaciones que se presentan de manera sorpresiva, poniendo a prueba su capacidad para resolver problemas, sin necesidad de precipitarse o postergarlo indefinidamente.

La toma de decisiones implica el riesgo de equivocarse y no alcanzar los objetivos esperados, situación que deben asumir con humildad y tolerancia, pues lo peor que puede suceder, es esperar en vano a que alguien llegue a socorrerlo.

Siguiendo esta línea, los errores más comunes son:

1. Lanzarse instintivamente contra la circunstancia. Enfrentándola de modo contundente con agresividad no controlada.
2. Retirarse o ignorar la situación. Expresa el temor a equivocarse pero con el tiempo se hace insostenible y el problema empeora. Asume una pasividad o aletargamiento.
3. Actuar con inteligencia. Practica la técnica del “café caliente”, esperando a que se aclaren las circunstancias en que se suscitaron los acontecimientos mientras se toma un tiempo prudencial para definir el problema o situación antes de decidir.

Si se mantiene lúcido, puede llegar a elegir la alternativa más apropiada para cada circunstancia. Es más, dispondrá de una cuarta alternativa: la intuición, un recurso inconsciente o feeling, que consiste en una respuesta que florece de los más profundo de su ser y se caracteriza por ser creativa, ingeniosa e imprevista desde la lógica pero con cierto toque de humor.

A su vez, aprender a tomar decisiones implica otros elementos de la personalidad o el temperamento, como el espíritu crítico y la responsabilidad. De esta forma, encontramos tres rasgos de la personalidad que pueden explicar las diferencias en los estilos de decisión:

a) La tolerancia a la ambigüedad. Los tolerantes suelen tardar bastante tiempo en tomar una decisión; mientras que los intolerantes, son más impulsivos y rápidos en sus determinaciones.
b) La autoestima. Las personas con buena autoestima son menos vulnerables a las presiones, que los que tienen baja autoestima, debido a que establecen sus prioridades con mayor claridad y aceptan otras alternativas.
c) La actitud hacia el riesgo. La mayoría de las personas son conservadoras, más aun cuando sus ganancias y/o prestigio están en juego. Cuando se trata de pérdidas, se asumen más riesgos: antes de dar algo por perdido, se acepta un nuevo reto aunque implique mayores peligros.

Si tomas una mala decisión, déjalo ir y aprende de la experiencia. Equivocarse es una opción válida por la experiencia de vida que nos brinda. Es importante que desarrolles tu inteligencia emocional para que aprendas a controlar la frustración y los sentimientos de fracaso que te generan. Deja el miedo y atrévete a tomar decisiones inteligentes. Siempre tienes la oportunidad de mejorar y superar la insatisfacción que te pueda generar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>