TIPS VIDA UNIVERSITARIA PETER PAN NIEVES ALTAMIRANO PECEROS FCCTP USMP
  • 18 octubre, 2018
  • Tips

Serie: Valores con responsabilidad social
Por: Dra. Nieves Altamirano Peceros
Servicio Psicopedagógico de la Escuela Profesional de Turismo y Hotelería

Se habla con frecuencia de que las nuevas generaciones tardan más en llegar a la madurez.

Asumir las obligaciones y saber enfrentar los problemas con las dificultades propias de la edad, se muestra cada vez, como algo difícil de encontrar. El Síndrome de Peter Pan hace referencia a las personas que se niegan a crecer con una marcada inmadurez, matizada por la inseguridad y el temor de no ser aceptados y queridos por los demás.

En consecuencia, se trata de jóvenes que continúan comportándose como niños sin ser capaces de responder ante sus actos. Se trata de los eternos adolescentes que le temen a la soledad y al fracaso.

Les cuesta cumplir con los compromisos adquiridos, postergan indefinidamente la entrega de trabajos o tiempo dedicado al estudio, son incapaces de arreglar su dormitorio, le temen a los compromisos emocionales en su relación de pareja, a menudo descuidan su alimentación y sueño debido a su agitada vida social o predisposición tecnológica, se quiebran fácilmente ante la frustración, mientras postergan la paternidad. A nivel laboral, buscan el “empleo ideal” pero cuando lo consiguen llegan tarde y con ingenio evitan el cansancio de la tarea que se les asigne. Es decir, le cuesta a aceptar las obligaciones y roles propios de su edad, lo que acaba deteriorando sus relaciones sociales.

Como es obvio, la madurez no surge de la nada, sino que requiere de trabajo, voluntad y esfuerzo para lograr el equilibrio ideal, contrapesando nuestras aspiraciones para evitar frustraciones innecesarias. La personalidad madura se consigue a través de un adecuado desarrollo de la inteligencia emocional. Es un proceso continuo que dura toda la vida, donde la autoestima, el aprender a valorarse y aceptarse como persona juegan un rol preponderante.

Para alcanzar el desarrollo integral es necesario:

1. Educar los impulsos y propiciar los estados de ánimo adecuados.
2. Cultivar la libertad y la responsabilidad, sin esperar a que otros o las circunstancias tomen la mejor determinación.
3. Alimentar el deseo de aprender algo nuevo cada día, evitando la pereza.
4. Centrarse en sí mismo, tomando decisiones en la construcción de su vida.
5. Asumir la realidad, resolviendo cada problema sin recurrir a la fantasía.
6. Desarrollar la empatía y ponerse en el lugar de los demás.
7. Recordar que paso a paso se logran grandes cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>